La gran mentira del microstock

 

estafa

Hoy es un día como otro cualquiera para hablar del profundo y abstracto tema de “¿Es el microstock la perversión de una profesión?”. La idea de este post se remonta a muchos meses atrás, allá por el lejano 2013, cuando un apasionado lector del blog me mando un mensaje igual de apasionado sobre el tema de la “mentira del microstock“. Y cuando digo a apasionado, me refiero a apasionado y enormemente cortés. Es decir, no podríamos definirlo como un Troll, sino como alguien con una idea meditada y madurada.

Este usuario puso en mi conocimiento que el microstock es una estafa y que no debería animar a la gente a meterse en él. Su frase exacta fue “Basta ya de tanta mentira para hacer crecer las agencias de Microstock y captar nuevos adeptos” y añadía que ” Si queréis saber lo que es sobreexplotación, mandar fotos a los microstocks que ya lo veréis“. Como comprenderéis, mi alarma fue máxima. ¿Estaba mintiendo y yo no lo sabía?. Y aún más importante, ¿Por qué él pensaba así?

Bueno, este post no es una crítica hacia ese usuario ni hacia esa forma de ver el microstock, ya que sus argumentos tienen un transfondo entendible. No, este post es más bien un intento de reflexionar sobre esta forma de entender el microstock. Cuando leí ese voraz mensaje en mi blog me puse a buscar por Internet gente de su misma opinión y mi búsqueda no fue en vano, los hay a miles.  Comprobé que es una mentalidad extendida y respetable, aunque evidentemente yo no la comparta (si la compartiera cerraría el blog). Existe una amplia comunidad de usuarios que, habiendo probado el microstock en muchos casos, reniegan de el como del café con sal.

Primero, debo pedir perdón a este usuario en concreto por que jamás publiqué su opinión en mi blog y me guardé su mensaje entre gran confusión y ojiplática expresión. Me lo guardé porque al principio no sabía que hacer con él, después porque me parecía contario a la filosofía de mi página y posteriormente por que quería escribir sobre él (como ahora estoy haciendo). Si ha pasado tanto tiempo es por puro olvido.

Segundo, me gustaría analizar (me temo que sin su permiso) sus argumentos y los de muchas personas que la respaldan. Por supuesto, todo queda en una opinión totalmente personal (la mía) que puede ser rebatida y abucheada. También debo añadir que en Microstock hay diseñadores, fotógrafos y gente que hace vídeo. Son áreas muy diversas como para meterlas en el mismo saco. Y yo soy diseñadora, no fotógrafa. Eso marca una diferencia, supongo.

2

Entrando en materia, he percibido que generalmente este tipo de diseñadores/fotógrafos (los que proclaman la mentira del microstock) suelen usar estos argumentos:

  1. Mis fotos/imágenes son demasiado buenas para venderse a 0,24 céntimos.
  2. Hacer una fotografía no es pulsar el botón, hay que gastarse mucho dinero en equipo y modelos.
  3. El microstock es el culpable de que la profesión del fotógrafo decaiga.
  4. No se venden ni 4 imágenes al día, lo que al final no es dinero.

En estos planteamientos hay algo de verdad, algo de sensacionalismo y mucho de desconocimiento. Veamos:

  1. Mis fotos/imágenes son demasiado buenas para venderse a 0,24 céntimos: Bueno, conozco maravillosos fotógrafos y maravillosos ilustradores que trabajan en microstock, de una calidad increíble. Y lo de 0.24, bueno, es una comisión pequeña, eso es innegable. Pero estoy contratando un servicio. Estoy contratando una empresa, pongamos shutterstock, para que mueva el culo de empresa en empresa promocionando su tienda (en dónde están mis imágenes). Les pago el 80% de mi sueldo a cambio de permitirme trabajar desde casa y no tener que tratar con los clientes. Ay, los clientes. Que tanto les gusta mandarte cambios en el logotipo que les diseñaste con todo el amor.
    Yo detesto la comisión (Aquí dejo un recordatorio de que Creativemarket apenas se lleva comisión) y deseo más dinero. Pero no me parece un precio abusivo a cambio de la libertad.
    También debo decir que yo procedo del mundo del diseño de videojuegos, dónde te pasas meses dibujando y programando para luego vender copias a 2 euros. Eso sí, cientos de copias.
    Ciertamente el microstock se lleva una comisión enorme, pero también lo hacen gran parte de los negocios en los que participan terceros. Y este negocio en concreto me hace feliz como individuo egoísta, que no quiere salir de casa a trabajar en una oficina 8 horas al día.
  2. Hacer una fotografía no es pulsar el botón, hay que gastarse mucho dinero en equipo y modelos: Ciertamente, de esto no puedo opinar. Al hacer ilustraciones, mi presupuesto es siempre cero. Solo pierdo horas, no dinero. Sin embargo, he estado atenta a foros y opiniones de fotógrafos y he podidio deducir que, con perseverancia y trabajo se amortiza, como cualquier negocio.
  3. El microstock es el culpable de que la profesión del fotógrafo decaiga: De esto podría escribirse una tesis. Yo personalmente creo que no es cierto. Microstock es foto rápida para un producto sin personalización. Si necesitas algo más específico, hay que contratar un fotógrafo. Yo hago microsotck y también soy freelance. Y aquellos que te contratan para diseñar una página web te necesitan, por mucho que exista microstock.
  4. No se venden ni 4 imágenes al día, lo que al final no es dinero: Bueno, esto es una mentalidad muy extendida en aquellos que han probado microstock y luego han abandonaron decepcionados. Y creo que aquí se haya la gran clave del odio al microstock. El gran secreto que guardan los illuminati. El primer año (y si eres lento los primeros 2 años) no se hace dinero en microstock (ni tampoco tendrás beneficio si subes pocas imágenes).

Yo actualmente vendo unas 40-50 imágenes al día, por regla general.  Eso sí, los fines de semana baja drásticamente.  Pero no siempre fué así. El primer año vendía 4-8 imágenes al día los días buenos. Y claro, eso te da para tomarte unas cañas y poco más. Es por eso que existe cierta sensación de mal-vender en microstock. Porque en aquel entonces era mal-vender. Pero con un trabajo continuado se puede hacer de esto una buena profesión, muy bien pagada y sobretodo libre y flexible. Pero aviso a los incautos, si no sois disciplinados (es fácil abandonar), si no trabajáis duro (esto no es dinero fácil) y si no aprendéis a entender lo que busca el cliente… acabaréis, con todo el derecho, criticando al cruel microstock.

3

Advertisements
Tagged , , , , ,

6 thoughts on “La gran mentira del microstock

  1. Iván says:

    En mi opinion la mayoría de críticas al Microstock tiene parte de verdad y de mentira, como en todo.
    Yo como contribuidor de Microstock (gracias a páginas como esta) y también como cliente, veo que es cierto que es una manera de prostituir la labor del diseñador/fotógrafo, y es muy criticable, pero por otra parte gracias a el Microstock mucha gente puede sacar un beneficio interesante haciendo lo que más le gusta y también muchas pequeñas empresas pueden permitiste este tipo de servicios.
    Si no fuera por el microstock me temo que la demanda de este tipo de imágenes se limitaría a grandes empresas y pocas personas podrían dedicarse a un trabajo muy gratificante cuando todo sale bien, siempre con esfuerzo y dedicación.
    PD: Muchas felicidades por el blog y espero más entradas=) un saludo.

    • stockmision says:

      Efectivamente hay verdades y mentiras, y las verdades hacen que merezca la pena reflexionar con el tema. También creo que el microstock esta rodeado de un halo de desconfianza que nace del desconocimiento. Al final se resume en eso, que hay una cara buena y una mala.

  2. shoppy76 says:

    Hola, gracias por este buenísimo artículo, yo opino igual que tú. Más bien agradezco la existencia de los microstocks y los mercados creativos, ya que mediante ellos he vendido algunas cosillas que he realizado con mucha libertad de pensamiento. Y me ha permitido explorar y conocer el trabajo de otras personas, inspirarme y apuntar hacia la mejora en la calidad de mi trabajo. Sinó existieran los microstock seguiría frustada intentado que la gente me conozca y reconozca mi trabajo y haciendo crecer un portafolio de ilustraciones e imágenes que estarían arrumadas en memoria de mi PC criando tela de arañas y polvo. 😛

  3. novedadesenfireworks says:

    Yo creo el microstock es un tema con muchas aristas, dejando el dinero y su lógica laboral que pueden ser discutibles para uno o para otro, pienso que por el lado estrictamente de diseño pienso que es positivo porque te permite conocer el trabajo, el estilo de otros diseñadores creativos, muy creativos, y quieras o no te empuja a superarte, es inspirador, y como bien dice shoppy76, nada mejor que tener un portafolio web que que tener imágenes en tu ordenador sin ver la luz. Yo hago eso, no vivo del microstock pero me gusta mirar, ver los portafolios de otros, revisar vectores, estilos. Es muy bueno. Desde esa óptica, mía por cierto, me parece válido, sea la agencia a la que contribuyas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: